31 ago, 2014
Tamaño del texto

Francisco Castellanos J.

 

BancomerMorelia, Mich.,  Las denuncias por acoso bancario llegan en caravana sin que nadie defienda a los usuarios. Y no solo eso, sino hasta en  soplones u orejas  de la policía se convierten.

Resulta que si usted, estimado lector, tiene una tarjeta de crédito, de esas que casi se le hincan a uno para que la tenga,  o un crédito bancario,  ya se jodió.

Si usted se retrasa un pago aunque sea de dos pesos, las llamadas del denominado “departamento de cobranza”, afina sus engranes y comienza el  acoso de llamadas desde las cuatro de la mañana, las 7 las ocho y a toda hora.

“¿Hablo con fulano de tal?  Sí,  habla zutana de Banamex, Bancomer American Express, Santander, Scotiabank, o del banco que sea, usted tiene un retraso pendiente, ¿Cuándo paga? Pasado mañana señorita o joven.”

Pese a que llega a un acuerdo, horas más tarde vuelve a sonar su celular o teléfono de casa u oficina, y vuelve la misma pregunta y así, madrugada, mañana, tarde noche; pero ya no habla la misma persona sino otra y así todo el día, hasta que usted paga se quita la molestia.

Pero eso no es todo, aparte cuando usted paga y quiere dar de baja su tarjeta, es un problema gigantesco. Excusas sin fin; qué usted tiene 100 puntos a su favor; un peso de más, y por lo tanto no pude dar de baja su tarjeta. Se gasta esos puntos ese  “de más” y su saldo queda en ceros, y vuelve la rebatinga: “oiga mire tenemos esta promoción,  le vamos a bajar los intereses y otro rosario de escusas.

Pese al NO del cliente, sigue la insistencia y para largarle otro rato el jineteo, le cargan una cuenta inexistente por cierta cantidad y en lo que investigan, casi un mes, usted retiene la tarjeta. En ese lapso, la mayoría de los tarjetahabientes se quedan con ella y vuelve la burra al trigo.

Los más broncos son los que, después de miles de excusas les den de baja su tarjeta y un número de referencia y se quitan de esa pesadilla.

Pero, va el pero de nuevo… eso no es todo, resulta que los “banqueros” mejor conocidos, como delincuentes de “cuello blanco”, ahora hasta en soplones de las autoridades se convierten, y este caso le pasó al que escribe, quien hace unas semanas, fue al scotiabank, de madero frente al monumento a Lázaro Cárdenas a cambiar unos dólares por un trabajo al Times Magazine, con el excelente reportero Tim Pagett.

La sorpresa fue enorme cuando les entregué mi credencial para votar, casi nueva, con poco uso y me retuvieron de manera ilegal, por buen tiempo, con el pretexto de que no tenían dinero, que estaban checando y pese a la exigencia – por el largo tiempo que transcurrió—de que me regresaran mi documentos incluyendo la licencia de manejo, tanto el gerentillo, que no quiso dar su nombre y la cajera  se escondieron.

Ante el retraso, me salí del banco y hablé con los jóvenes de prensa de Minerva Bautista, para que mandaran personal y me entregaran mis documentos, pues los bancos no son autoridad para retención de credenciales del IFE (federal) y de la licencia de manejo.

Ellos, se me habían adelantado y le dijeron a la policía que tenían a un sujeto con dólares falsos, cuando ni siquiera tuvieron en sus manos la moneda verde.

banamexLlegaron varias patrullas y de inmediato se dirigieron a mi persona; pero también llegaron los que yo había solicitado y cuando checaron documentos y dinero, vieron que todo estaba en orden, que ni credencial del IFE, ni licencia, menos los dólares eran falsos, el gerente se le fue y se le vino el color, mientras a la cajera el banco se le hizo chiquito para esconderse.

Exigí una disculpa pública y el “ejecutivo bancario” jamás la quiso dar, por lo que le dije a la policía que los detuvieran por detención de documentos oficiales y los pusieran a disposición de la autoridad competente; pero no lo hicieron.

Entonces con voz alta y potente les dije a los clientes: “YO no soy ningún delincuente y fíjense bien en que banco tienen su dinero estos desmemoriados a quien el pueblo con sus impuestos a través del Fobrapora, los rescató de una inminente quiebra, si no ahorita anduvieran sin calzones y con los zapatos probando el sabor de los chicles tirados en la calle”.

Los clientes se miraban fijamente uno a otro y entre murmullos dijeron tiene usted la razón: ¿pero ante quien nos quejamos?...

 

LA ZORRA NO SE VE SU COLA

Bien dice el dicho que la zorra no se ve su cola, y así es con los bancos.

El Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa) fue un fondo de contingencia creado en 1990 por el gobierno mexicano para enfrentar posibles problemas financieros extraordinarios. En diciembre de 1998 fue sustituido por el IPAB, Instituto para la Protección al Ahorro Bancario.

Con el antecedente de sucesivas crisis económicas que, entre otros efectos, llevaba a la falta de liquidez del sistema bancario, en 1990 se crea el Fobaproa.

Ante posibles crisis financieras que propiciaran la insolvencia de los Bancos por el incumplimiento de los deudores con la banca y el retiro masivo de depósitos, el Fobaproa serviría para asumir las carteras vencidas y capitalizar a las instituciones financieras.

En los años siguientes el Fobaproa, su concepción, implementación y el quienes fueron los principales beneficiarios del mismo se convirtieron en uno de los temas más polémicos de la política mexicana, debido al endeudamiento estatal a largo plazo que conlleva.

En septiembre de 1982, se dio la conjunción de tres factores interrelacionados graves:

1. La devaluación del peso (de 12 a 22 pesos por dólar).

2. La insuficiencia de las reservas internacionales para hacer frente a la demanda de dólares.

3. La cancelación de créditos a México por parte de la banca internacional para subsidiar la cartera vencida del sistema financiero nacional.

LopezPortilloAnte esa situación el Presidente José López Portillo decretó la expropiación de las instituciones bancarias y el control generalizado del tipo de cambio. El gobierno federal desembolsó tres billones de pesos para adquirir las instituciones de crédito comerciales y privadas, cuya deuda ascendía a 25,000 millones de dólares.

En 1983 se crea el Fideicomiso de Cobertura de Riesgo Cambiario (Ficorca). En medio de la recesión económica derivada de la crisis de 1982, el gobierno de Miguel de la Madrid obtuvo un préstamo del exterior para financiar el déficit fiscal, la deuda externa y la actividad productiva. Comenzó la privatización de empresas paraestatales.

Luego de la nacionalización de los bancos, se desarrolló en México una banca paralela mediante casas de bolsa, arrendadoras financieras, aseguradoras y sociedades de inversión cuyos dueños adquirirían posteriormente los bancos durante la reprivatización.

Para atraer capitales, el sistema financiero nacional elevó las tasas de interés para los inversionistas en la bolsa a costa de la deuda pública interna y de que la inversión se convirtiera en especulativa.

En 1987, la crisis en la Bolsa de Valores de Nueva York provocó el desplome del sistema bursátil nacional y la devaluación del peso frente al dólar. Esto se conoció como el Crack de la Bolsa Mexicana de Valores.

Aplicación del Fobaproa

A finales de 1994 se detonó la crisis económica más grave de la historia contemporánea mexicana. La crisis provocó que las tasas de interés se dispararan causando el sobreendeudamiento de las empresas y familias ante los bancos y el cese de pagos por parte de los deudores.

Una eventual quiebra de los bancos habría hecho imposible el acceso a créditos y los ahorradores no habrían podido disponer de sus depósitos, lo que habría colapsado la infraestructura productiva. Un sistema con ese riesgo se convierte en poco confiable, dando lugar a un pánico que lleva a la fuga de más capitales y a que las empresas no puedan cumplir obligaciones, lo que agrava aún más la crisis económica.

Ante ese peligro, el Gobierno Federal aplicó el Fobaproa para absorber las deudas ante los bancos, capitalizar el sistema financiero y garantizar el dinero de los ahorradores.

Los pasivos del Fobaproa ascendieron a 552.000 millones de dólares por concepto de cartera vencida que canjeó por pagarés ante el Banco de México. Dicho monto equivale al 40% del PIB de 1997, a las dos terceras partes del Presupuesto de Egresos para 1998 y el doble de la deuda pública interna.

Mientras culminaban las operaciones para que el Fobaproa absorbiera la cartera vencida a los bancos, en Enero de 1995 el gobierno federal creó el Programa de Capitalización Temporal (Procapte), un instrumento alternativo para sanear el sistema financiero con el acceso rápido y en mayor volumen a capital extranjero y recuperar la solvencia de los bancos.

Adicionalmente, la administración de Ernesto Zedillo propuso a los deudores de la banca reestructurar sus deudas por medio de unidades de inversión (Udis). Según la propia reglamentación del Fobaproa, la adquisición de deudas por parte del fideicomiso se realizó a condición de que los accionistas de las instituciones de crédito inyectaran recursos frescos.

A consecuencia de la crisis de 1994-1995, muchas empresas se vieron imposibilitadas para pagar sus deudas, por lo que para reestructurar las mismas, en 1996 se creó la Unidad Coordinadora para el Acuerdo Bancario Empresarial (Ucabe), que funcionó con recursos fiscales a instancias de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Acorde con datos de la propia dependencia, el Ucabe sirvió de aval para el rescate bancario y benefició a 54 empresas por un monto de 9.700 millones de dólares.

 

Programa de Capitalización y Compra de Cartera

El Programa de Capitalización y Compra de Cartera (PCCC) fue el programa instrumentado por el Fobaproa que sirvió para inducir a las instituciones a efectuar aportaciones de capital cuando su situación financiera, aunque solvente, presentaba un deterioro importante en sus activos y ponía en riesgo su viabilidad.

Mediante el PCCC, las instituciones transfirieron al Fobaproa los derechos para que éste recibiera el cobro sobre ciertos créditos, a cambio de un instrumento de pago a cargo del Fobaproa con garantía del Gobierno Federal.

Por su parte, las instituciones de crédito se comprometieron a aportar, en términos generales, 1 peso de capital por cada 2 pesos de derechos de cobro cedidos al Fobaproa.

Los instrumentos de pago emitidos por el Fobaproa tienen una vida de 10 años y sus vencimientos ocurrirán entre septiembre de 2005 y diciembre de 2006, devengan intereses capitalizables trimestralmente, y son prepagables. En términos generales, las obligaciones en moneda nacional devengan la tasa de interés Cetes, y las notas documentadas en moneda extranjera la tasa de interés LIBOR.

 

El Fobaproa se convierte en deuda pública

zedilloEn marzo de 1998, la administración del Presidente Ernesto Zedillo envió al Legislativo un paquete de cuatro iniciativas para crear un marco legal que redujera las posibilidades de una nueva crisis bancaria, así como para crear mecanismos más eficientes de supervisión a las actividades crediticias y facilitar la capitalización de los bancos.

Por tanto, con el objetivo de exigir mayor disciplina en la administración del sistema bancario, el Ejecutivo propuso la creación del Fondo de Garantía de Depósito (Fogade), instancia que protegería el dinero de pequeños y medianos ahorradores e involucraría al Poder Legislativo en la tarea de supervisar los bancos.

Asimismo, propuso la instauración de la Comisión para la Recuperación de Bienes, cuya función consistiría en recuperar, administrar y enajenar bienes y derechos que el Fobaproa y el Fondo de Apoyo al Mercado de Valores (Fameval) adquirieran como resultado de la crisis. La propuesta que causó mayor controversia y que orilló al Congreso a ordenar una auditoría al Fobaproa fue la de convertir en deuda pública los pasivos de dichos fondos que sirvieron para asistir a los bancos, cuyo monto ascendió a 552.000 millones de pesos.

 

Las iniciativas fueron:

1. Decreto que aboga la Ley Orgánica del Banco Nacional de Comercio Exterior, Sociedad Nacional de Crédito, Institución de Banca de Desarrollo.

2. Decreto que reforma la Ley del Banco de México

3.Decreto por el que se adiciona la Ley del Banco de México; se expide la Ley de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, y se reforman las leyes para Regular las Agrupaciones Financieras, de Instituciones de Crédito, General de Organizaciones y Actividades Auxiliares de Crédito, del Mercado de Valores, y de Sociedades de Inversión

4.Decreto por el que se expiden la Ley Federal del Fondo de Garantía de Depósitos y la Ley de la Comisión de Recuperación de Bienes, y se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de las leyes del Banco de México, de Instituciones de Crédito, del Mercado de Valores, para Regular las Agrupaciones Financieras y General de Deuda Pública.

 

Nace el IPAB

ipabLa promulgación de la Ley de Protección al Ahorro Bancario o LPAB en diciembre de 1998 por el Congreso mexicano, dispuso la creación del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario, IPAB, como un intento de lanzar un "nuevo sistema de protección al ahorro bancario"

Esta ley ordenó al IPAB la asunción de las operaciones instrumentadas por el Fobaproa de conformidad con el articulado transitorio de la LPAB. La LPAB señala que el Instituto no es causahabiente universal del Fobaproa. Esto significa que el IPAB nace con una personalidad jurídica propia y con mandatos y facultades establecidas en la ley que lo rige.

 

Argumentos a favor del Fobaproa

El argumento principal de los defensores del Fobaproa, es que los costos totales de no haber rescatado a la banca hubieran sido mayores debido al pánico que se pudo haber generado en los mercados financieros; profundizando la crisis iniciada en diciembre de 1994.

Pero a los “señores banqueros” se les olvida todo esto y tratan a los clientes, claro a los de poco capital, como sus patas, y a los grandes empresarios, en el caso de Michoacán, Los Ramírez Villalón, Los Sixtos, los Medina (Paco), los Tron Hermanos, Nicandro Ortiz,  etc, hasta la lengua y el saco se los ponen de alfombra y caravana…

mi tarjeta

Ultimos Números

Serie

Los Niños Españoles de Morelia
portada
ENTREGA SEMANAL

Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter